EL CAMPO DE CONCENTRACIÓN DE TURÓN, LUGAR DE CRUELDAD Y LLANTOS

ENLACE

Durante la guerra civil, la localidad granadina de Turón, fue lugar para el reclutamiento de presos tildados de falangistas, que venidos desde la prisión de EL INGENIO, de Almería, fueron mandados allí a trabajos forzados, con objeto de construir la carretera que iba desde Turón a Murtas. La misma, fue conocida como La Cuesta de la Amargura. Fueron varios centenares, los presos que perecieron en Turón, malnutridos, subalimentados, sedientos, y famélicos.

Doce camiones con unos veinticinco presos cada uno, fueron trasladados a aquel pueblo alpujarreño, con el único objetivo de su explotación a trabajos forzados. La sinrazón del hombre sustituía así a la cordura, todo por la defensa de unos ideales políticos. Allí perdieron su vida, entre otros muchos, los hermanos Oliveros.


   -EN ALGÚN CAMPO DE CONCENTRACIÓN DE ESPAÑA DURANTE LA GUERRA CIVIL

Un oficial republicano se dirigía así a otro, del Cuartel de Berja, ¨ ahí te mando trescientos falangistas, cuando se te terminen, avísame y te mando más ¨.

Por la noche eran encerrados en la Iglesia de la Encarnación, y cada día al romper el alba, eran conducidos en fila india, a su lugar de explotación. Cuenta una testigo ocular, que una mujer del pueblo, al verlos tan desnutridos, decidió meterle un simple tomate por dentro de la camisa. Este hecho fue visto por uno de los militares, arengando al preso que se sacara de dentro lo que llevaba. Al ver el tomate, el militar lo cogió y se lo tiró con virulencia en toda la cara.

Mi abuela, era una niña, trasladada a servir en Murtas junto a su madre, durante la guerra civil, a la casa de un guardia civil. Pues bien, cuando la carretera estaba ya avanzada, cambiaron a los presos a dormir en Murtas, para agilizar el traslado diario a su trabajo forzado. Y ella, al verlos tan necesitados, me contaba que les tiraba pan, alimentos, e incluso vino, por un balcón, cuando veía algún despiste de los que los custodiaban.

Qué trágico debió ser todo aquello, para los que lo vivieron. En el mismo, se encontraron por razones del destino dos habitantes de Huércal de Almería, sus nombres eran:

-Gabriel Rodríguez Córdoba, fallecido el 9 de mayo de 1938.
-León Gil Díaz, muerto el 20 de mayo de 1938, a manos de sus guardianes.


Campos de concentración en España: los hubo de uno y de otro bando, el de Turón recluía a presos falangistas, otros como el de Albatera, fueron centros de reclusión de los vencidos, donde el gobierno de Franco, intentaba diezmar todo ápice de republicanismo.

¡¡NO DEBEMOS OLVIDAR COMO SE COMPORTÓ EL SER HUMANO PARA NO VOLVER A CAER EN ESTOS ERRORES CARGADOS DE BARBARIE EXTREMA!!

ODA A DON ALEJO, EN EL CAMPO DE EXTERMINIO DE TURÓN

Vamos a ver, yo no me quejo
de la vida que Dios me ha dado,
comparándome con don Alejo
me considero un privilegiado.

Porque pasada la cincuentena
con algún que otro apretón
no tuve que cumplir condena
en un campo de concentración.

Los cuatro pelos de mi bigote
hoy despuntando raíces de blancura
no sufrieron como el sacerdote
¡sus huesos rotos bajo tortura!

Los milicianos con su dominio
en Baza, Purchena, Tíjola y Serón
se lo llevaron al campo de exterminio
en el pueblo granadino de Turón.

Aquel carácter duro y estrafalario
bajo el peso de su alma dolorida...,
¡el único alumno del Seminario
que del Campo de Turón salió con vida!.







No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada